miércoles, 28 de agosto de 2013

Pequeños prestamos
Por: John Montilla


A escasos metros de la estación de servicio fui abordado  por un “amigo” que me dice: “Profe, haga el favor y présteme dos mil pesos  para recuperar mi celular.”,  con gesto de extrañeza le pregunto: ¿Cómo así?, ¿Qué pasó? Y en seguida me echa el siguiente breve discurso:

De manera precisa  él me explica:  “lo que pasa es que fui a tanquear la motocicleta, y cuando iba a  pagar, me di cuenta de que  se me  había olvidado la plata  y entonces me tocó dejar el celular empeñado,  y por eso es que le pido que  haga el favor de prestarme DOS MIL  PESOS, para ir  a sacarlo, luego paso por su casa y le devuelvo su dinero.”

En primera instancia pensé en ir personalmente para hacerme cargo del asunto ya que  estábamos cerca  de la estación de gasolina; quizá una persona con espíritu  más financiero simplemente hubiera dicho: ¡Pues fácil, vamos allá, yo recupero tu celular, me lo llevo, y luego cuando pases a pagarme lo recoges y asunto saldado!

Pero, ¿No creen, que es un tanto incomodo para uno, como para la otra persona  que se ponga en duda esa amistad tan sólo por esa mínima cantidad?, por eso simplemente lo que hice, confiando en su buena fe,  fue pasarle un billete de cinco mil pesos, ya que no tenía algo más sencillo, me dio las gracias, se marchó y me dijo que ya  mismo pasaría a devolverme el pequeño préstamo… pues bien, hasta el sol de hoy no  he vuelto a saber de él.

Episodios como el anteriormente descrito  hacen parte de nuestro diario vivir, y  de ahí me viene la siguiente reflexión, ¿Por qué en vez de pedir prestado mejor no pedir regalado?, yo creo que si un amigo te dice, ¡Regálame dos mil pesos! , es más fácil que decir  ¡Préstame dos mil pesos! , ya que generalmente esas pequeñas cantidades que no son frecuentes, en primer lugar, en un gran porcentaje no se devuelven y en segundo lugar no se cobran.

No me imagino, a alguien constantemente acosando a un amigo, por una pequeña deuda de tal magnitud, es más me atrevo a imaginar que el “sujeto endeudado” hasta podrá sentirse  ofendido por un reclamo como ese; obviamente no todas las personas actúan de igual manera, pero sí hay aquellos que de pronto tienen esa manía de usar, digamos el lazo de amistad como una forma de “presionar” al otro a que haga algo por ellos: ¡Que tanto son dos mil pesos! , en términos económicos, digamos no es mucho, pero a la larga y en determinado momento pueden resultar muy  necesarios para el poseedor.

Por supuesto hay las circunstancias y personas excepcionales  a las que en determinado momento les puede suceder, que se queden sin siquiera para pagar  el bus, y son aquellos que muy puntualmente llegaran  a devolverte lo prestado, en este caso, lo que más se valora en sí, no es tanto el dinero, si no el respeto por la amistad que esa persona demuestra;  Por tanto, ¿Así, quién se atreve cobrarle  una cantidad ínfima  a un persona de altas calidades? La verdadera confianza en el otro es algo que no tiene precio; cosa que puedo hacer  evidente en el siguiente ejemplo.

Recuerdo mis tiempos de estudiante en la universidad: siempre solía comprar pan en una tienda que quedaba camino a la casa donde vivía, tanto iba que ya los dueños y trabajadores ya me eran algo familiares, pero como todo buen negocio de ciudad ,  allí no le fiaban a nadie,  había que tener en efectivo; hasta que resultó un día en yo iba a pagarles mi ración diaria de pan y ellos no tenían para darme las vueltas del billete con que pensaba pagarles, entonces me dijeron:  “Mañana nos paga”, obviamente así lo hice, al otro día muy puntual les pagué lo adeudado, desde entonces, podrían haber días en que yo no tenía dinero, pero no me faltaba el pan, ¿Por qué ?... simplemente  porque a través del  significativo detalle del cumplimiento de la palabra dada se había construido el sólido puente de la  confianza.

Para cerrar,  quedó demostrado en el caso inicial  que relaté, que  la confianza se rompió;  por  tanto  aún sigo esperando, a que me devuelvan los cinco mil pesos que presté y no regalé.

John Montilla
Esp. Proceso lecto-escritores

(Foto : Internet )

No hay comentarios:

Publicar un comentario