miércoles, 28 de agosto de 2013

Faltaron   huevos

Por: John Montilla


Cuando la señora iba a tomar los huevos le dijeron que no podía llevarlos si no compraba una remesa completa.

El asunto es tal cual se describe arriba, a cierta persona que conozco, no le permitieron llevar un  panal de huevos si no compraba más artículos en el local. La razón  de esto es sencilla; debido al paro de los cafeteros  y al cierre de las vías  hubo escasez de productos en la ciudad de  Mocoa (Colombia) ; entre ellos, aquellos de consumo básico como los huevos.

Como resultado de ello, no  es secreto decir que se presento especulación de algunos productos (Lo de la gasolina merece capítulo aparte, sé de personas que pagaron hasta 15 mil pesos por galón, por eso algunos dicen que cuando se normalicen las cosas hasta la gasolina NO subsidiada nos parecerá regalada).

Volviendo al asunto de los huevos, ¿Está uno obligado a comprar más de lo que uno quiere llevar sólo porque se necesita determinado artículo? , Hasta donde tengo entendido creo que no; y planteo estas preguntas: ¿Qué hubiera pasado si la señora  “agarraba los huevos”  aún si no se los querían  vender?, ¿Si la dama en mención hubiera dejado tirado en la caja el costo del artículo y se lo lleva? ¿Quién tiene la razón? ¿Quién infringe la ley en un caso de esos?;  en este episodio  creo que  a la señora  le quedaron “faltando huevos” pues debió haber hecho valer sus derechos como consumidor. 
El asunto me recuerda una anécdota que leí alguna vez sobre alguien a quien le iban a cobrar por algo que no quería consumir:

Un cliente entra a un restaurante y le dicen que el plato en  oferta del día vale $ 3 mil pesos  con huevos al gusto incluidos,   el cliente dice que no quiere comer huevos, y el mesero le responde que en ese caso la comida le costara $  5 mil pesos porque  está ordenando a la carta;

El sorprendido cliente argumenta: ¿Debo pagar más por no querer comer huevos?

Si señor – le responde el mesero.

En ese caso- dijo  el cliente sírvame la comida con huevos.

¿Y cómo los quiere? - pregunta el mesero.

El cliente responde: ¡Crudos ¡  … y se los llevó para la casa. 

A  esto yo le llamo “tener huevos” un cliente y hace valer sus derechos.


John Montilla. 
Esp. Procesos lecto-escritores

(Fotografía1:  Tomada de www.fekrat.org )


No hay comentarios:

Publicar un comentario