domingo, 14 de agosto de 2016

Apocalipsis




APOCALIPSIS
En el último instante supremo,
En el  principio del fin,
En el último profundo suspiro del mundo 
contemplo mi destino.


Todo el fuego de todos los volcanes del mundo
sumado a todos los arco iris de todas las épocas;
Como si les hubieran arrebatado
 las paletas a todos los pintores
y las hubieran arrojado con furia  a  los aires,
para producir una tempestad de colores.
Todos los vientos, empujando todas las nubes,
Las hojas de veinte siglos de otoños
revoloteando en una danza frenética.
El cielo  cual gigantesco queso de cristal
fragmentándose por la acción de la infinita  suma de todos
los rayos  y truenos de tormentas milenarias.
Cientos de diluvios pasados fusionándose en uno solo.
Y la tierra  que pisaba,
como espejo negro arrojado a los suelos
por manos gigantes,
fragmentándose a un ritmo de vértigo,
dejaba ver  todos los abismos del mundo,
que se abrían a mis pies.
Todo, todo, todo ello  comprimido
en un milésima de segundo final.
Avanzaba con todas las velocidades del mundo
hacia  mí;
Que esperaba con los brazos abiertos.
¡ Feliz!

Por. John Montilla

No hay comentarios:

Publicar un comentario